Limited Inc
eBook - ePub

Limited Inc

Jacques Derrida

  1. 321 páginas
  2. Spanish
  3. ePUB (apto para móviles)
  4. Disponible en iOS y Android
eBook - ePub

Limited Inc

Jacques Derrida

Detalles del libro
Vista previa del libro
Índice
Citas

Información del libro

Limited Inc.(París: Galilee, 1990), fue publicado en los Estados Unidos (Evanston: Northwestern University Press, 1988). La historia de esta primera edición en castellano corresponde a una réplica exacta del libro que fue publicado por primera vez en los Estados Unidos. Se trata de un largo debate entre Jacques Derrida y John R. Searle, compuesto por dos ensayos que constituyen los desarrollos más explícitos y directos de Jacques Derrida sobre la teoría angloamericana de los Actos de habla (Speech acts).

Preguntas frecuentes

¿Cómo cancelo mi suscripción?
Simplemente, dirígete a la sección ajustes de la cuenta y haz clic en «Cancelar suscripción». Así de sencillo. Después de cancelar tu suscripción, esta permanecerá activa el tiempo restante que hayas pagado. Obtén más información aquí.
¿Cómo descargo los libros?
Por el momento, todos nuestros libros ePub adaptables a dispositivos móviles se pueden descargar a través de la aplicación. La mayor parte de nuestros PDF también se puede descargar y ya estamos trabajando para que el resto también sea descargable. Obtén más información aquí.
¿En qué se diferencian los planes de precios?
Ambos planes te permiten acceder por completo a la biblioteca y a todas las funciones de Perlego. Las únicas diferencias son el precio y el período de suscripción: con el plan anual ahorrarás en torno a un 30 % en comparación con 12 meses de un plan mensual.
¿Qué es Perlego?
Somos un servicio de suscripción de libros de texto en línea que te permite acceder a toda una biblioteca en línea por menos de lo que cuesta un libro al mes. Con más de un millón de libros sobre más de 1000 categorías, ¡tenemos todo lo que necesitas! Obtén más información aquí.
¿Perlego ofrece la función de texto a voz?
Busca el símbolo de lectura en voz alta en tu próximo libro para ver si puedes escucharlo. La herramienta de lectura en voz alta lee el texto en voz alta por ti, resaltando el texto a medida que se lee. Puedes pausarla, acelerarla y ralentizarla. Obtén más información aquí.
¿Es Limited Inc un PDF/ePUB en línea?
Sí, puedes acceder a Limited Inc de Jacques Derrida en formato PDF o ePUB, así como a otros libros populares de Philosophie y Déconstruction en philosophie. Tenemos más de un millón de libros disponibles en nuestro catálogo para que explores.

Información

Año
2022
ISBN
9789569441448
LIMITED INC a b c…
d
HUBIERA podido fingir comenzar por un “falso” comienzo, mi inclinación por lo falso no requiere ser demostrada. Hubiera podido simular lo que en francés se llama una “faux départ” (insto al traductor para que mantenga las comillas, los paréntesis, las itálicas, y el francés). Y al margen planteo (insto a los editores a que observen esta recomendación) la siguiente cuestión. La dirijo a Searle. Pero ¿dónde está él? ¿Lo conozco? Quizás él no leerá jamás esta cuestión. Si la lee, será después de muchos otros, como yo, y tal vez sin entenderla. Tal vez la entenderá sólo en parte y sin juzgarla totalmente seria. Otros probablemente la leerán después de él. ¿Cómo es esto posible? ¿Qué es lo que esto implica? Esto es lo que me interesa.
Cuando digo que no conozco a J. R. Searle, esto no es “literalmente” “verdadero”. Esto parece querer decir que nunca me lo he encontrado “en persona”, “físicamente”, pero, con todos estos coloquios, no estoy seguro; y en cualquier caso, aunque no lo he leído lo suficiente (más, sin embargo, de lo que él parece haberme leído, este es mi primer homenaje), lo que leo en “Reiterating the Differences: A Reply to Derrida” [“Reiteración de las diferencias: Respuesta a Derrida”] me da el sentimiento de una gran familiaridad. Es como si lo conociese desde siempre. Volveré a hablar de esta extraña familiaridad.
Pongo, pues, al margen (¿por qué hace falta ya repetir?) “pongo a la izquierda” (idioma intraducible) la cuestión que comienza por “¿Cuál es la naturaleza del debate…”
¿Cuál es la naturaleza del debate que parece abrirse aquí? ¿Dónde, aquí? ¿Aquí? ¿Es esto un debate? ¿Ha tenido lugar? ¿Se abre? ¿Desde cuándo? Desde Platón, sopla el soplido con rapidez en los bastidores, y el actor repite desde Platón. ¿Continúa? ¿Se afirma? ¿Pertenece a la filosofía, traducimos, a la seriedad filosófica? ¿A la literatura? ¿Al teatro? ¿A la moral? ¿A la política? ¿Al psicoanálisis? ¿A la ficción? ¿Cuál es su lugar, si tiene lugar? ¿Estos enunciados, éstos, son “serios” o no? ¿”Literales” o no? ¿”Ficticios” o no? ¿“citacionales” o no? ¿usedor “mentioned”? ¿“standard” o no? ¿”Vacíos” o no? Todas estas palabras, lo juro, y además se puede verificar, son “citas” de Searle.
Y repito (¿por qué hace falta aún repetir?) yo habría podido fingir la partida falsa [faux départ] y comenzar con lo que me parecía ser el “primer” enunciado, utilizado o mencionado de la Reply, tal como lo he leído, por primera vez en manuscrito.
Arriba, a la izquierda, sobre el título, leí esto
Copyright © by John R. Searle
Añadido a mano, por encima de la ©, la data: 1977. Recibí el manuscrito en la víspera de la navidad de 1976. El uso de esta mención (que encuentro en el texto publicado por Glyph, esta vez, como se debe, en la parte inferior [en bas] de la primera página) había perdido todo valor en 1976 (nadie ha abusado de eso) o en otro lugar, o entre comillas, como es aquí el caso, en medio de una página que ninguna persona normal (salvo tal vez yo) soñaría atribuir a la mano de John R. Searle.
Primero he debido resistir la tentación [envie]de contentarme con un comentario (en el sentido norteamericano) sobre esta cosa. Digo esta cosa porque no sé cómo nombrarlo. ¿De qué tipo de performance se trata, si es una? Todo el debate podría reconducirse: ¿John R. Searle “firma” su respuesta? ¿Utiliza [use] su derecho a responder? ¿Sus derechos de autor? Pero ¿qué le hace, pues, temer que esto pueda ser cuestionado, que se intente robarle, que se malentienda el tema [sujet], que uno se atribuya su producción original? ¿Cómo sería esto posible? ¿Es esto, pues, expropiable? ¿Alienable? ¿Quién soñaría con contrafirmar o imitar su firma? ¿Por qué repetir este gesto y qué significaría tal repetición? ¿Por qué debería, querría permanecer [rester] fuera-de-texto, por encima del título o por debajo del cuadro “normal” de la página? ¿Cómo se regulan aquí todas las relaciones con el contexto jurídico-político del “copyright”, con toda la complejidad de su sistema y de su historia? ¿Qué es un copyright para los enunciados que pretenden seriamente la verdad? Que yo reivindique el copyright, “for saying things that are obviously false” [“para decir cosas que son manifiestamente falsas”], nada más legítimo. Pero que John R. Searle esté tan atento a su copyright for saying things that are obviously true, da para reflexionar sobre la verdad del copyright y el copyright de la verdad.
¿No sería suficiente repetir esto
“ “Copyright © 1977 by John R. Searle” ”
para reconstituir, poco a poco pero ineluctablemente, todas las piezas de este “improbable” debate?
¿Cuál es la infelicidad de esto, quiero decir, del sello de Searle? ¿Reside en que si Searle dice la verdad cuando afirma que está diciendo la verdad, lo obviously true, entonces el copyright no tiene efecto, y carece de interés: todo el mundo podrá, podría de antemano, haber reproducido lo que él dice. El sello de Searle es robado por adelantado. De ahí la angustia y la compulsión por sellar (to seal, no es así) la verdad. Pero inversamente, si Searle tenía oscuramente el sentimiento de que él no decía lo obviously true, y que no era obvio para todo el mundo, entonces él intentaría apasionadamente, y siempre inútilmente, preservar esta originalidad, incluso dando sospechas, en virtud de su sello repetido y por tanto dividido, de que su confianza en cuanto a la verdad que afirma detentar, mal disimula una gran inquietud. “Sello dividido”, se lo puede verificar, es una cita de Firma acontecimiento contexto de la sección que juega con las firmas y nombres propios “it . . . divides its seal “ (p. 194) [“Elle... en divise le sceau” [“Ella… divide el sello”], Marges, p. 392 [aquí, p. 51-52].
¿No sería suficiente reproducir esto
“ “ “Copyright © 1977 by John Searle” ” ”
para reconstituir, lenta pero inexorablemente, todas las piezas del más improbable debate?
Acabo de decir esto para evitar la imprudencia o la prisa de llamar speech act al acontecimiento de un tal sello. ¿Es esto una firma? ¿Si fuese un speech act, cuál sería su estructura, su fuerza ilo- o perlocucionaria, etc.? Y, por supuesto, ¿cómo podría estar seguro de que John R. Searle mismo (¿quién es?) sea de hecho el autor? ¿Tal vez sea algún miembro de su familia, su secretario, su abogado, su asesor financiero, el “manager” de la revista, un comodín o un homónimo?
O incluso D. Searle (¿quién es?), cercano a quien John R. Searle reconoce su endeudamiento: “I am indebted to H. Dreyfus and D. Searle for discussion of these matters” [“Estoy en deuda con H. Dreyfus y D. Searle por la discusión de estos asuntos”]. Esta es la primera nota de la Reply. Este reconocimiento de endeudamiento no pertenece simplemente a la serie de cuatro notas a pie de página, ya que su llamada no se encuentra en el texto sino en el título, sobre el cuadro y, muy curiosamente, mi nombre – “Reply to Derrida.”1
Si hay una deuda de John R. Searle a D. Searle con respecto a esta discusión, entonces el “verdadero” copyright debería retornar (y esto es lo que se sugiere sobre el cuadro de este tableau vivant) a un Searle dividido, multiplicado, conjugado, partido. ¡Qué complicada firma! Aún más complicada cuando la deuda incluye a mi viejo amigo H. Dreyfus, con quien yo mismo he trabajado, discutido, intercambiado, de modo que si es a través de él que los Searle me han “leído”, “comprendido” y “respondido”, entonces yo también puedo reclamar alguna “acción” u “obligación”, si no algún “holding” en la sociedad de este “copyright”. Y es verdad que, ocasionalmente, he tenido la sensación –a la que volveré– de haber cuasi dictado esta respuesta. “Yo”, reclamo, pues, también el copyright de la Reply.
Pero, ¿quién, yo [moi]?
e
¿Quién, yo [moi]?
Entre los muchos elementos que los “autores” (tres + n) de la “Reply to Derrida”,2 han descuidado (no puedo hacer el recuento) hay por lo menos éste: la “firma” de Firma acontecimiento contexto. O más bien, las firmas, ya que difícilmente pudo haber escapado a la atención de nadie que hay un gran número de ellas y que extrañamente están situadas en el borde inferior (¿dentro? ¿fuera?) de un capítulo precisamente titulado Firmas. Un gran número y de diversos tipos, que parecen citarse ellas mismas (¿puede citarse una firma y, en caso afirmativo, cuáles son las consecuencias?) y constituir los objetos del estudio, los temas o ejemplos de un análisis como sello del analista. ¿Quién firmó Firma acontecimiento contexto? ¿Y si el plural del subtítulo del capítulo “Firmas”, fuera a señalar no sólo la multiplicación de la firma, lo que tiene lugar al final del texto, sino que por estar también en el texto, por ser “objeto” del texto, ya no simplemente firma, a pesar de que aún firme, no estando, sobre el borde, totalmente en el texto, ni totalmente fuera de él? ¿Quién decidirá? Y si se tiene en cuenta que el final de Firma acontecimiento contexto es también el final del libro, del libro titulado Márgenes, todo el contexto de esta pregunta se extiende necesariamente más allá del artículo que nuestros tres + n autores han extraído [prélevé] y en el cual están tomados [prélevé]. Este contexto se extiende y se complica aún más por el hecho de que la misma operación se repite de otra manera en otros libros que fingí (pretendí) firmar, por ejemplo, La escritura y la diferencia, o Glas.
¿Quién firmó Firma acontecimiento contexto? ¿Y quién falsificó [contrefait] la firma en una Nota entre paréntesis y en el margen “(… That dispatch should thus have been signed. Which I did, and, and counterfeit, here. Where? There J. D.)” [“(… Tal envío debía entonces estar firmado. Lo que yo he hecho y falsificado [contrefais] aquí. ¿Dónde? Allí. J. D.)”]? Además: ¿se puede confundir el firmante y el autor? E incluso si se pudiera (hipótesis pura), ¿la firma se confunde con la escritura, digamos la mención, de un nombre propio en la parte inferior de un texto? ¿Dónde pasa, en este caso, el límite entre la mención y el uso? ¿Y el nombre propio se confunde con el nombre patronímico (incluyendo nombres de pila o iniciales) registrado en los registros oficiales? Abandono aquí estas cuestiones que, por decirlo de pasada, he intentado tratar en otra parte, de otra manera. Para permanecer [rester] en la “firma” del Firma acontecimiento contexto, ésta parece presupuesta por la “Reply to Derrida” como algo sentado, como si fuera tan clara y tan cierta como un copyright garantizado por convenciones internacionales (garantizado hasta cierto punto y desde una fecha relativamente reciente). Ahora, si me permito insistir y recordar que nada de esto es ni simple ni seguro, es porque estas preguntas no son ajenas a nuestro debate. El sentido común o la filosofía tradicional dirían que está ahí el “objeto” “central” del “debate” entre “Searle” y “yo”.
Efecto de una operación más o menos deliberada, intencional, consciente, ficticia, irónica, entre use y mention, indecisa entre la citación y la no-citación, Firma acontecimiento contexto parece cerrarse, además de una Nota entre paréntesis respecto de la cual sería difícil saber si está en el texto o fuera de él, con “mi” firma manuscrita (auténtica, por lo tanto, se podría decir), reautenticada en varias ocasiones por mis iniciales en el margen (denominada rúbrica [paraphe] en el código contractual), y por “mi” “nombre propio” en su forma oficial, es decir, convencional.
Pero: 1. La nota dice que “yo” (¿quién?) “falsifico” [contrefais] esto que digo que “hice”, lo que quiere decir que re-hago [re-fais] (citando mi firma: pero, ¿se puede citar una firma?) e “imito” con vistas a engañar (que en francés, como en inglés, es el significado predominante de “falsificación” [contrefaire]). Naturalmente, el J. D. que pretende garantizar la identidad del “yo” y del signatario no está ella misma garantizada más que por la presunta autenticidad de la firma manuscrita. Esta última, sin embargo, está explícitamente designada como “falsificada” [contrefaite] y se reproduce, typofotográficamente, en miles de ejemplares. Searle mismo podía imitarla fácilmente.
2. No es por el autor de Speech Acts que lo aprenderé, mencionar su nombre no es usar[lo] en una firma. Escribir el nombre propio no es firmar (aunque en el uso norteamericano de la firma, la diferencia gráfica entre la escritura de su nombre y la firma sea difícil de controlar. Si escribo mi nombre al final de un cheque, no tendrá el valor de mención que tendría en la tarjeta que relleno en un avión o un hotel).
3. No voy a entrar, aquí al menos, en las numerosas complicaciones suplementarias derivadas de la publicación de Firma acontecimiento contexto en un libro, multiplicando la reproducción de mi firma, luego en traducciones: ¿un nombre propio puede traducirse? ¿y una firma? ¿Y cómo los elementos “comunes” –siempre hay– de un nombre propio resisten la contaminación de las lenguas? Con el fin de dar cuenta de todo tipo de necesidades sobre las cuales no puedo explicarme aquí, he jugado mucho, en otros textos, con “mi nombre”, con las letras y sílabas Ja, Der, Da. ¿Es mi nombre aún propio, y mi firma, cuando, en las proximidades de “There. J. D.” (Pronunciado, en francés, aproximadamente Der J. D.), en proximidad a Wo? Da, en alemán, a “Her. J. D.” en danés, comienzan a funcionar como cuerpos integrales o fragmentados, o como segmentos enteros de nombres comunes, o incluso de cosas? Así, sin entrar en estos parasitajes suplementarios (¿cuándo y dónde comenzaron?), que repiten y cada vez deportan un “acontecimiento” denominado original, que es por sí mismo dividido y múltiple (comunicación oral precedida de un texto escrito sobre el tema de la comunicación, en un coloquio que se dice filosófico, contexto en el cual los tres + n autores no dan cuenta alguna) me conformaré con plantear una pregunta sobre la firma “propiamente” manuscrita, y que en Firma acontecimiento contexto se llama “improbable”: improbable, es decir, teniendo pocas posibilidades [chances] de advenir y en cualquier caso imposible de probar. Esta palabra, “improbable”, que se ha podido leer más arriba (“debate improbable”) sería, así, una cita clandestina. Ahora bien, esta es mi pregunta: ¿qué pasa, qué pasaría en lo que respecta a los tres + n autores de la Reply, si les digo (¿dónde? “Aquí”) esto: estoy dispuesto a jurar que esta firma no es de mi mano. No estoy hablando aquí de su multiplicación en miles de “copias” impresas, ni del nombre propio en mayúsculas que la sostienen, haciéndola legible y capaz de ser autenticada, ni de sus relaciones infinitamente complejas, sino de la “primera” vez manuscrita, de la forma “
” de la cual se puede leer “aquí” la reproducción. ¿Se afirmaría que, en este caso, “mi” firma habrá sido “imitada”? ¿Pero por quién? Porque imito y reproduzco sin cesar mi “propia” firma. Esta firma es esencialmente “imitable”. Y siempre ya. En francés se diría que elle s’imite, en un equívoco sintáctico que me parece difícilmente reproducible: se la puede imitar, y ella se imita a sí misma. Esto es todo lo que pido a mis interlocutores reconocer. De esta cosa tan simple, las consecuencias, se verá a continuación, son ilimitables [illimitables].
Debí explayarme largamente sobre esta cuestión, pero entre todas las restricciones contextuales que pesan sobre nosotros, está la –económica– de los límites espaciales (a pesar de la hospitalidad generosa de Glyph, que sin embargo debe tener algún interés e...

Índice

  1. Portada
  2. Derechos de autor
  3. Título
  4. Índice
  5. Presentación, por Elisabeth Weber
  6. Prologo del editor norteamericano, por Gerald Graff
  7. Firma acontecimiento contexto
  8. “Reiteración de las diferencias: Respuesta a derrida” por John R. Searle. Resumido por Gerald Graff
  9. Limited Inc a b c…
  10. Postfacio hacia una ética de la discusión