La creatividad en 7 verbos
eBook - ePub

La creatividad en 7 verbos

Natalia Zuleta, Catalina Zuleta

Buch teilen
  1. 232 Seiten
  2. Spanish
  3. ePUB (handyfreundlich)
  4. √úber iOS und Android verf√ľgbar
eBook - ePub

La creatividad en 7 verbos

Natalia Zuleta, Catalina Zuleta

Angaben zum Buch
Buchvorschau
Inhaltsverzeichnis
Quellenangaben

√úber dieses Buch

¬ŅQui√©nes son los seres m√°s curiosos? ¬ŅQu√© grupo de personas demuestra la expresi√≥n m√°s libre y la imaginaci√≥n m√°s viva? ¬ŅY qui√©n tiene de lejos la mayor energ√≠a y entusiasmo? ¬°Los ni√Īos! Todo ni√Īo sano nace con el potencial para ser un genio. Infortunadamente, la mayor√≠a de las escuelas tienen un efecto "des-genializador". En vez de fomentar la curiosidad, tienden a recompensar s√≥lo las "respuestas correctas" y, en lugar de cultivar la autoexpresi√≥n, la imaginaci√≥n y el entusiasmo, los limitan. [...] En este libro, Natalia y Catalina comparten una maravillosa recopilaci√≥n de historias personales, emocionantes descubrimientos, ejemplos hist√≥ricos y ejercicios pr√°cticos para adultos que desean experimentar un Renacimiento de su don natural de la creatividad. En el proceso, nos gu√≠an para jugar con siete verbos que pueden ayudarnos a todos a experimentar un renacimiento de nuestro poder creativo: CONECTAR, EXPLORAR, PREGUNTAR, INTEGRAR, DUDAR, INNOVAR Y CRECER. Vivimos en un momento maravilloso pero peligroso de la historia. En lugar de aprender a pensar por s√≠ mismos, los ni√Īos y ni√Īas son alimentados con opiniones y prejuicios "predigeridos". Hay una avalancha sin precedentes de informaci√≥n inexacta, explotadora y descaradamente t√≥xica que acecha en cada esquina electr√≥nica. Al mismo tiempo, nunca ha habido un acceso tan f√°cil a todo conocimiento humano y los ni√Īos que crecen aprendiendo a usar ese conocimiento de manera creativa y positiva siguen siendo la esperanza m√°s grande de la humanidad. Esos ni√Īos necesitan padres y maestros con la habilidad de CONECTAR, EXPLORAR, PREGUNTAR, INTEGRAR, DUDAR, INNOVAR Y CRECER; padres y maestros que puedan pensar creativamente y guiarlos a hacer lo mismo. Este libro te ayudar√°. Hoy esto es m√°s importante que nunca antes.

Häufig gestellte Fragen

Wie kann ich mein Abo k√ľndigen?
Gehe einfach zum Kontobereich in den Einstellungen und klicke auf ‚ÄěAbo k√ľndigen‚Äú¬†‚Äď ganz einfach. Nachdem du gek√ľndigt hast, bleibt deine Mitgliedschaft f√ľr den verbleibenden Abozeitraum, den du bereits bezahlt hast, aktiv. Mehr Informationen hier.
(Wie) Kann ich B√ľcher herunterladen?
Derzeit stehen all unsere auf Mobilger√§te reagierenden ePub-B√ľcher zum Download √ľber die App zur Verf√ľgung. Die meisten unserer PDFs stehen ebenfalls zum Download bereit; wir arbeiten daran, auch die √ľbrigen PDFs zum Download anzubieten, bei denen dies aktuell noch nicht m√∂glich ist. Weitere Informationen hier.
Welcher Unterschied besteht bei den Preisen zwischen den Aboplänen?
Mit beiden Aboplänen erhältst du vollen Zugang zur Bibliothek und allen Funktionen von Perlego. Die einzigen Unterschiede bestehen im Preis und dem Abozeitraum: Mit dem Jahresabo sparst du auf 12 Monate gerechnet im Vergleich zum Monatsabo rund 30 %.
Was ist Perlego?
Wir sind ein Online-Abodienst f√ľr Lehrb√ľcher, bei dem du f√ľr weniger als den Preis eines einzelnen Buches pro Monat Zugang zu einer ganzen Online-Bibliothek erh√§ltst. Mit √ľber 1¬†Million B√ľchern zu √ľber 1.000 verschiedenen Themen haben wir bestimmt alles, was du brauchst! Weitere Informationen hier.
Unterst√ľtzt Perlego Text-zu-Sprache?
Achte auf das Symbol zum Vorlesen in deinem nächsten Buch, um zu sehen, ob du es dir auch anhören kannst. Bei diesem Tool wird dir Text laut vorgelesen, wobei der Text beim Vorlesen auch grafisch hervorgehoben wird. Du kannst das Vorlesen jederzeit anhalten, beschleunigen und verlangsamen. Weitere Informationen hier.
Ist La creatividad en 7 verbos als Online-PDF/ePub verf√ľgbar?
Ja, du hast Zugang zu La creatividad en 7 verbos von Natalia Zuleta, Catalina Zuleta im PDF- und/oder ePub-Format sowie zu anderen beliebten B√ľchern aus Personal Development & Creativity. Aus unserem Katalog stehen dir √ľber 1¬†Million B√ľcher zur Verf√ľgung.

Information

CRECER Y EXPANDIRSE

¬ęLa mente que se abre a una nueva idea, jam√°s volver√° a su tama√Īo original¬Ľ.
ALBERT EINSTEIN
Crecer es un verbo de grandes acciones, implica moverse de lugares comunes no sin antes fijar un destino, definir una mirada, encontrar un prop√≥sito. Es tambi√©n un hecho imprescindible y natural como nuestro entorno. Estamos llamados a evolucionar y al cambio, nunca seremos los mismos a lo largo de los d√≠as. Desde nuestro nacimiento somos seres en permanente transformaci√≥n. Crecer implica soltar para recibir, Ô¨āorecer para descubrir. Este cap√≠tulo abarca la etapa de crecimiento como un hito esencial en el proceso creativo. Al crear ampliamos nuestra visi√≥n del mundo, progresamos y nos fortalecemos como seres humanos. Contribuimos tambi√©n a un todo m√°s all√° de nuestro alcance y nos reconocemos como seres trascendentes. La creatividad es un motor para la permanente reinvenci√≥n y el movimiento, por eso nos hace crecer en lo intelectual, emocional y espiritual. Saber reconocer nuestro punto de partida, as√≠ como nuestro prop√≥sito nos abre la puerta para caminar en una traves√≠a llena de sorpresas y descubrimientos. Crecer al crear y crear al crecer.

PEL√ćCANOS Y GAVIOTAS A LA MAR

Las monta√Īas y el mar son una poderosa combinaci√≥n para inspirar. Hab√≠amos decidido escapar de nuevo de la congesti√≥n y velocidad de una ciudad como Bogot√°. Necesit√°bamos encontrarnos de nuevo con nuestros pensamientos. Sab√≠amos a trav√©s de este recorrido que la rutina es una amenaza para la creatividad. El cielo abierto es un lienzo f√©rtil para la imaginaci√≥n. Esta vez nuestro destino nos llev√≥ a Cartagena, una ciudad por muchos visitada pero a√ļn virgen e inexplorada en muchas de sus dimensiones. Esa ma√Īana nos reuni√≥ en el balc√≥n de Puerto Velero. Un lugar-refugio para encuentros pr√≥speros con el silencio y la observaci√≥n. De nuevo estaba sentada frente a esta p√°gina en blanco, buscando los caminos correctos para que transitara nuestra voz interior. Una voz diversa y de m√ļltiples tonos que parec√≠a recorrernos en los momentos de escritura. Un reto de nuestras mentes a estar en sinton√≠a para dar vida a un escrito congruente e inspirador.
Existe el proverbio que dice que las huellas de los que viajan juntos nunca se borran y yo a√Īadir√≠a que las mentes y corazones de los que caminan en esos viajes se conectan de maneras espont√°neas y sutiles. Mi hermana y yo hab√≠amos ya recorrido diversos caminos en esta aventura de la creatividad. Desde la China (Hong Kong), pasando por Nueva York y atravesando parajes de Centro Am√©rica (Costa Rica y Salvador) para regresar a casa. Nuestra escritura se hab√≠a convertido en catarsis de aprendizajes y descubrimientos, hac√≠a parte de una historia por contar y eso era un aliciente grandioso para nuestra imaginaci√≥n. En los viajes hay reencuentros, abandonos y aprendizajes. Puedes conjugar de manera desprevenida verbos como soltar, abrir, arriesgar, traspasar y regresar. Eso los hace instancias del ser humano valiosas y catalizadores de crecimiento. Crecer es dejar atr√°s ideas, prejuicios, miedos, para moverse y avanzar en direcci√≥n de la transformaci√≥n.
En esta p√°gina en blanco en particular, me sent√≠a diferente, algo dentro de m√≠ Ô¨āorec√≠a, un llamado, una ilusi√≥n. Ni mi hermana ni yo √©ramos las mismas de cinco cap√≠tulos atr√°s. La madurez parec√≠a reconstruirse en una nueva mirada, en la realizaci√≥n de saber que est√°bamos trabajando por un mundo mejor a trav√©s de What If? y nuestra metodolog√≠a para desarrollar mentes creativas. Conscientes m√°s que nunca del enorme valor de la creatividad como herramienta de superaci√≥n humana. Hab√≠amos avanzado en este proceso de escritura que se hab√≠a convertido en un alimento para nuestro esp√≠ritu, as√≠ como esper√°bamos que lo fuera para los dem√°s. Hab√≠amos crecido y el crecer era en s√≠ una confirmaci√≥n de los grandes regalos ocultos que tiene para nosotros la creatividad.
Pensaba que de alguna manera los lugares nos escogen para habitarlos y para contarnos historias. Cartagena evocaba recuerdos de infancia, momentos de celebraci√≥n y reencuentros de paseos en familia. Es tambi√©n una ciudad cargada de connotaciones hist√≥ricas y culturales y esto la hace un destino enriquecedor, patrimonio cultural de la humanidad. Ciudad de guerras y conquistas, de leyendas e historias de amor, de aÔ¨āuencia de artistas e intelectuales, para√≠so de turistas. El balc√≥n de Puerto Velero desde un piso 11 enmarcaba el mar, la playa y las monta√Īas. Tres elementos po√©ticos que seguro nos iban a inspirar. El edificio hab√≠a sido cuidadosamente dise√Īado para tener una est√©tica que se integrara a su entorno natural, estructuras curvas que asemejan olas y una arquitectura Ô¨āuida y fresca como la brisa circulante.
Uno de los pensamientos que lleg√≥ a m√≠ fue la pregunta: ¬ŅQu√© pasar√≠a si la creatividad creciera de nuestra mano? Definitivamente ser√≠a uno de los detonantes para este cap√≠tulo, as√≠ como la duda de c√≥mo puede ayudarnos la creatividad a crecer y evolucionar. De inmediato un sinn√ļmero de ideas vino a mi cabeza para convertirse en im√°genes, met√°foras y an√©cdotas, listas para Ô¨āuir en el papel.
Miré al frente y en medio de la expectación por este nuevo recorrido descubrí cómo el sonido del mar me habló del coraje y la valentía que requieren el crecimiento y la expansión. La marea alta en su ímpetu no es más que una revelación de la naturaleza para conectarnos con nuestras posibilidades de cambio.
Estar en Cartagena, en el silencio del viento y la soledad de atardeceres de m√ļltiples colores, nos hizo recapitular. Parar y enfocar de nuevo nuestra mirada para descubrir en el horizonte el vuelo intercalado de gaviotas y pel√≠canos que nos saludaban con un aleteo sutil.
Las aves, como s√≠mbolo de libertad, nos invitaban a entrar en un modo de soltura y albedr√≠o m√°s all√° de nuestros pensamientos. Colombia como para√≠so en el que convergen m√°s de 1898 especies de aves que vuelan para inspirar. Siempre al visualizar un estado m√°s all√° del habitual entramos en una especie de tensi√≥n positiva que nos incita a movernos y expandirnos. Cartagena con su magia y riqueza natural era en s√≠ misma una invitaci√≥n a concretar las ideas. Un lugar en donde convergen aves migratorias de diversos y lejanos lugares del mundo, trayendo consigo un halo de renovaci√≥n y record√°ndonos la grandeza de la tierra. Las gaviotas, aves marinas y fuente de inspiraci√≥n, eran una premonici√≥n para esta etapa del camino. Su ingenio, curiosidad e inteligencia les permiten adaptarse a las estructuras sociales del hombre y desarrollar complejos m√©todos de comunicaci√≥n. S√≠mbolo de libertad y tambi√©n de destino, al avisar a los marineros su cercan√≠a a tierra firme. Su aparici√≥n era una met√°fora a nuestra cercan√≠a con el destino final de esta aventura creativa. Era el llamado a reconocernos al final de una jornada y prepararnos para la pr√≥xima con todas las certezas y osad√≠a necesarias. En Australia las gaviotas tienen un car√°cter sagrado, su nombre Sivri es el llamado al tiempo de los sue√Īos de las culturas abor√≠genes. Un llamado a conectarnos con la alegr√≠a del baile, los tambores, la m√ļsica y las danzas. Algo similar al aire de una ciudad costera como la que nos acog√≠a, ning√ļn lugar mejor para terminar nuestro libro.

ATARDECER EN PUERTO VELERO

El atardecer lleg√≥ majestuoso para sorprendernos, una paleta de colores lila, naranja y amarillo que se fusionaban una y otra vez en el cielo. Cambios constantes a medida que llegaba la noche para hacernos entender la fortuna de estar a la orilla del mar. Para hacer un paralelo con el proceso creativo. Nada es est√°tico ni lineal, es como si cada uno de esos colores, cuando cambiaban, reÔ¨āejaran nuestro crecimiento al crear. Escribir este relato era una forma de agradecer a la vida por cada paraje al que nos hab√≠a llevado a lo largo de la escritura de nuestro libro.
Frente a nosotros un mar pausado y sonoro en el que navegaban veleros, lanchas y catamaranes. Los puertos son lugares con gran esencia simb√≥lica, lugares de llegadas y partidas, de Ô¨āuir y corrientes que traen consigo energ√≠as. Cartagena es un lugar singular en el mar Caribe, uno de los puertos m√°s importantes de Am√©rica Latina, escenario de convergencia de patrimonios art√≠sticos y culturales. Una ciudad rica en sensaciones y eventos. A donde llegamos y partimos siendo diferentes. Porque una vez nos marchamos de los lugares que visitamos, algo germina en nosotros, alguna llama se enciende para hacernos ver el poder transformador de los viajes. Viajar es crecer pues implica coraje y valent√≠a para adaptarse a nuevos escenarios y acoger tal aventura. La ruta creativa es el viaje cuyo destino final es innovar, crecer y trascender.
Todo crecimiento es un hecho propio de la existencia. Las plantas Ô¨āorecen desde una semilla para develar el milagro de la naturaleza, los √°rboles encausan sus ra√≠ces en la tierra para extender sus ramas hacia el cielo y el hombre nace de la c√©lula m√°s peque√Īa para habitar el planeta. Esto es la evoluci√≥n en el sentido m√°s sencillo de la palabra, crecimiento que da origen a la vida y a la creaci√≥n. Los seres humanos nos descubrimos en cada paso de la existencia reÔ¨āejados en nuestro entorno. La cultura y la sociedad son espejos del hombre, narraciones de su transitar por el planeta y de su creaci√≥n.
Cómo lo decía Jacob Bronowski en su libro El acenso del hombre15:
¬ęEl hombre asciende al descubrir la plenitud de sus propios dones y lo que va creando en el camino son monumentos en cada una de las etapas de comprensi√≥n de s√≠ mismo y de la naturaleza¬Ľ.
El mensaje de este científico y filósofo británico es ilustrativo de la historia de la evolución humana. Como toda evolución que implica cambio y crecimiento, Borowski plantea un viaje a través de la historia intelectual del hombre para comprender su adaptación al entorno. El hombre, a diferencia de los animales, deja huella no de su mera existencia sino de sus creaciones, pues no se adapta a un solo hábitat como los otros seres vivos, sino que por medio de sus capacidades intelectuales logra habituarse a diversos contextos. Es aquí cuando podemos hablar de una evolución que no es biológica sino cultural. Un crecimiento en el más amplio sentido de la palabra, sustentado en la capacidad de imaginar y anticipar el tiempo. Para Borowski la imaginación es un telescopio del tiempo, que nos permite crear grandiosas oportunidades y ser agentes activos de nuestra existencia. El avance y crecimiento del hombre parten de un compromiso entre su intelecto y sus emociones. Ese diálogo constante de imaginación, emociones y razón es lo que hace que busquemos transformar el entorno.
Las invenciones no son más que formas de conectarnos con la vida en conversaciones productivas y trascendentes, lo que para Bronowski es una nueva forma de buscar la coherencia con el mundo. Los grandes monumentos históricos se convierten en hitos que enmarcan etapas de la existencia. Machu Picchu y la Alhambra son creaciones y descubrimientos tan relevantes para la humanidad como la arquitectura del ADN. El mensaje interesante de esta mirada es que todos somos artesanos de la historia, que con nuestras creaciones generamos nuevos caminos y visiones que alimentan la evolución cultural. A diferencia de los animales, que se adaptan a un ambiente particular, el hombre busca por medio de la imaginación habitar y cambiar cada uno de sus contextos.
En este √°mbito la evoluci√≥n y el crecimiento implican creaci√≥n. Desafiar la cotidianidad y la rutina y desechar la quietud como estadio. La creatividad se constituye en un motor de progreso que abarca no s√≥lo el interior del hombre que renace al crear sino un espectro m√°s amplio que impacta el entorno. ¬ęEl mundo no puede ser comprendido desde la contemplaci√≥n sino desde la acci√≥n¬Ľ, nos dice Bronowski. Desde luego el emprender una acci√≥n determinada como acto de exploraci√≥n genera incertidumbre por conocer los resultados. En el acto m√°s sencillo de la vida hay miles de vacilaciones con respecto al desenlace. Cuando tomamos decisiones, actuamos, nos movemos para obtener resultados. Nos fijamos metas para sentir que acertamos y nos acercamos a lo esperado. En nuestra vida profesional y de pareja siempre estamos buscando formas de crecer y alcanzar sue√Īos. El acto de crecer se manifiesta en logros en el trabajo, reconocimiento a nuestras buenas ideas, un regalo o una celebraci√≥n son actos humanos que nos hacen sentir vivos y confirmar nuestra capacidad de progreso, de cambio, de movimiento. Si tan s√≥lo fu√©ramos m√°s conscientes del enorme potencial creativo que tenemos todos dentro nuestras posibilidades de expansi√≥n, nuestra vida ser√≠a m√°s pr√≥spera en todos los aspectos: intelectual, espiritual y emocional.
Est√°bamos all√≠ sentadas frente a un atardecer que no quer√≠a convertirse en noche. Un aura prolongada de colores que acompa√Īaba nuestra escritura. La mesa de trabajo era un bodeg√≥n de objetos desordenados, marcadores de colores, gafas, cuadernos con mapas mentales, botellas de agua y dos copas de vino ros√© que alimentaban nuestra imaginaci√≥n. Era la mejor met√°fora del caos creativo que produce grandes ideas. All√≠ encontr√°bamos rutas para nuestra escritura, con un mar danzante que nos hablaba de fondo sobre la serenidad.
‚ÄĒEs incre√≠ble c√≥mo un atardecer puede decir tantas cosas ‚ÄĒafirm√≥ mi hermana.
‚ÄĒ ¬ŅQu√© te dice? ‚ÄĒpregunt√©.
‚ÄĒMe recuerda mucho la √ļltima visita que hicimos al abuelo aqu√≠ en Cartagena en su casa de la ciudad amurallada. En medio del deterioro de su salud a√ļn desfogaba su esp√≠ritu infantil, sus gestos transmit√≠an alegr√≠a y calidez. Entre sus cuadros pod√≠amos descubrir sus sentimientos al pintar.
‚ÄĒS√≠, de acuerdo, era como si pintara el destino, como si quisiera tomarse por adelantado instantes de tiempo. Al fin y al cabo es un poco lo que hacen los artistas, pintan realidades pasadas, presentes y futuras. Es como si pudieran viajar en el tiempo, crecer en su pintura y regresar para ser ni√Īos de nuevo, llenos de imaginaci√≥n y curiosidad.
‚ÄĒUn d√≠a le pregunt√© de d√≥nde sal√≠a su sentido del humor y √©l me contest√≥ que era un secreto del cual yo ser√≠a siempre confidente y es que jam√°s hab√≠a dejado de ser ni√Īo.
Record√© con las palabras de mi hermana lo fr√°giles que en ocasiones somos ante el paso del tiempo. La creatividad es un estado que nos mueve entre diversas sensaciones y sentimientos. Entre preguntas trascendentales y ef√≠meras, entre certezas y dudas. Crecer es el resultado de conjugar todos estos verbos en nuestra vida y aceptar que nunca somos los mismos. Estamos en una b√ļsqueda permanente de preguntas y respuestas acerca de qui√©nes somos y cu√°l es nuestro prop√≥sito. Somos seres vivos en un permanente Ô¨āuir y debemos permitirnos vivir en esa esencia. El temor bloquea las posibilidades, nos paraliza y detiene frente a los caminos. Por el contrario, una actitud creativa nos impulsa a crear una vida con sentido. La nostalgia de crecer o la ansiedad por el destino siempre estar√°n presentes. Como lo dijo Pablo Neruda:
¬ęQui√©n dir√≠a que alg√ļn d√≠a extra√Īar√≠amos la infancia, si nuestro mayor deseo es crecer¬Ľ.
Comprendemos entonces que m√°s all√° de las cuestiones cient√≠ficas o visiones de la filosof√≠a, habitamos el mundo no s√≥lo para pensar sino tambi√©n para trascender desde la creaci√≥n. Para evolucionar no s√≥lo con la mente sino con el coraz√≥n. Pero ¬Ņqui√©n ha dicho que crecer es abandonar a nuestro ni√Īo interior?
Muchos escritores nos dan lecciones al respecto, como Patrick Ness en su libro Un Monstruo viene a verme:
Cumplir a√Īos es envejecer, crecer es otra cosa. Es darse cuenta de que la vida no es lo que esperas. No es justa ni predecible, ni controlable. Es comprobar que a veces se gana y otras se pierde. Y, sobre todo, que a veces se gana y se pierde al mismo tiempo. Crecer es aceptar la incertidumbre.

INSPIRACI√ďN AL DESPERTAR

Despertar en el mar es una de las sensaciones m√°s placenteras e inspiradoras de la existencia. Dejar que el sonido de las olas se cuele lentamente en nuestro sue√Īo profundo para traernos de vuelta en un ritmo pausado de ecos en la playa. Abrir los ojos para descubrir la inmensidad del oc√©ano y sentir el inigualable olor a salitre. Una ma√Īana que promet√≠a llenarnos de razones para escribir.
Sentadas en el balc√≥n curvil√≠neo y transparente, el silencio nos acompa√Īaba para alimentar la introspecci√≥n. Observ√© de nuevo el pel√≠cano que el d√≠a anterior volaba en lo alto de nuestra mirada. Las alas como sin√≥nimo de libertad me transportaron a historias fant√°sticas de esta gran ciudad. El asombro y la curiosidad de ni√Īas regresaban para traer en pertinencia absoluta relatos y leyendas que hab√≠amos atesorado en nuestras previas visitas a la costa colombiana. Las gaviotas en busca de tierra firme y en danza con el mar nos recordaron la importancia de dejar volar nuestra imaginaci√≥n.
Por m√°s que intentaba mantener mi atenci√≥n, aparec√≠an referencias de piratas y corsarios. De aventuras de hombres intr√©pidos y emblem√°ticos por su coraje y osad√≠a. Despu√©s de todo Cartagena con su encanto hab√≠a atra√≠do a estos personajes de connotaciones m√≠ticas y algo oscuras, para quedar marcada por sus historias. Considerada una Ciudad Heroica por las batallas que resisti√≥, era un lugar de inspiraci√≥n y fuerza. Bucaneros y marineros de diversos or√≠genes que tra√≠an creencias y saqueaban legados. Pero ¬Ņqu√© podr√≠a ense√Īarnos un corsario como Francis Drake sobre crecimiento y creatividad? Si miramos la historia de las grandes batallas de la humanidad siempre han estado marcadas por hombres y mujeres que se fijan un rumbo y una ruta para seguirla hasta el final. Las historias de piratas y corsarios son en s√≠ mismas cruentas y dif√≠ciles, pero tambi√©n nos dejan entrever c√≥mo el √≠mpetu explorador del hombre, unido al coraje y valent√≠a, lo han llevado a atravesar oc√©anos en b√ļsqueda d...

Inhaltsverzeichnis